Extracto del Informe de Lesa Humanidad en contexto de pandemia

en

 

Nuestro país se encuentra en emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus (COVID 19) y sus efectos devastadores a lo largo del mundo. En todo ese grave contexto pandémico, los Tribunales Federales de  Rosario no fueron la excepción de los genocidas condenados por delitos de Lesa Humanidad a la hora de solicitar continuar sus condenas en sus domicilios.

Quienes solicitaron la prisión domiciliaria con fundamento en COVID-19 son: Ernesto Vallejo, Rubén Lofiego, Lucio Cesar Nast (Condenados en causa FECED), Juan Daniel Amelong y Juan Andrés Cabrera.

Estado de cada uno de los incidentes de domiciliarias:

CAUSA FECED

1)      Ernesto Vallejo: condenado a 22 años de prisión. Cumpliendo pena en la unidad 31- Ezeiza. Solicitada la prisión preventiva se corrió vista. La APDH presentó oposición. Resolución: Todavía resta que la defensa conteste un traslado.

2)      Lucio Cesar Nast: condenado a 22 años de prisión. Cumpliendo pena en la unidad 31- Ezeiza. Solicitada la prisión preventiva se corrió vista. La APDH presentó oposición. Resolución: no hay resolución a la fecha.

3)     José Rubén Lofiego: condenado a cadena perpetua.  Cumpliendo pena en Ezeiza. Solicitada la “efectivización” (cabe destacar que en el año 2016 se concedió la prisión domiciliaria, sin embargo nunca se efectivizo porque  el condenado no cuenta con la autorización   de   los   servicios   médicos   domiciliarios) la APDH presentó oposición. Resolución: Se rechazó la efectivización de la prisión domiciliaria.

CAUSA GUERRIERI

1)      Juan Daniel Amelong: condenado a cadena perpetua. Cumpliendo la pena en unidad 34 Campo de Mayo. Solicitada la prisión domiciliaria se corrió vista. La APDH presentó oposición. Resolución: Se rechazó la petición de prisión domiciliaria.

2)      Juan Andrés Cabrera: condenado a cadena perpetua. Cumpliendo pena en Complejo Carcelario n° 1 de Córdoba. Solicitada la prisión domiciliaria se corrió vista. La APDH presentó oposición. Resolución: Se rechazó la petición de prisión domiciliaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *