#LeyDeHumedalesYa

Durante la tarde del sábado 13 de agosto, APDH Regional Rosario participó del corte en el puente Rosario-Victoria, en donde confluyeron organizaciones sociales, políticas, gremiales y ciudadanos independientes en reclamo de una #LeyDeHumedales y sanción a los responsables de las quemas en las islas.

El tránsito vehicular permaneció cortado desde las 17 hasta las 19:30 y allí se realizó una asamblea abierta en donde distintos referentes de las organizaciones autoconvocadas fueron tomando la palabra para exigir el cese de las quemas y reclamar el tratamiento urgente de la ley, además de definir los pasos a seguir.

Roberto Ramírez -miembro de la mesa directiva de APDH Rosario- tiene una vasta trayectoria en la discusión por la defensa ambiental y considera que las quemas no son una acción aislada, sino consecuencia de algo más grande, como lo es el sistema capitalista, el cual tiene como objetivo “la máxima ganancia en el menor tiempo y costo posible”. Esto no sería factible si no contara con la complicidad de distintos actores, como pueden ser los gobernantes. Desde esta óptica, Roberto no ocultó su preocupación si el pueblo, que aporta las bases para la lucha, no reacciona ante estos atropellos.

En cuanto a la #LeyDeHumedalesYa, consideró que el proyecto previsto actualmente no es suficiente y debe ser “redactada por el pueblo”, y no por “los poderosos, ni sus representantes”. Además, recordó que por lo menos existen tres proyectos “cajoneados”, y que, llegada la instancia de discutir en la comisión de agricultura, donde se tocarán intereses de “peces gordos”, se dará marcha atrás.

Frente a este panorama en el cual la impunidad pareciera ser moneda corriente, expresó la necesidad que el poder pase a manos de la clase trabajadora, de lo contrario “pagamos siempre los mismos”. “Ahora es el río Paraná”, pero actividades como la minería a cielo abierto o la contaminación del agua, son algunos ejemplos con los cuales graficó las injusticias que padece la ciudadanía. Por todo esto, compartió la idea de comenzar a pensar propuestas que “realmente molesten” de quienes se beneficien económicamente en perjuicio de la salud y el medio ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.