Neogolpe

en
La APDH Regional Rosario, es un organismo de DD.HH que nació como reacción al terrorismo de estado, hace 45 años. Un grupo de ciudadanos de diferentes procedencias e ideologías políticas, partidarias y religiosas, pero con un objetivo común: denunciar las atroces violaciones a los derechos humanos primarios -la vida, la integridad física – que el estado cometía contra la población civil.
El 24 de marzo de 1976 fue el último golpe cívico-eclesiástico-militar, tal concepto -ya de siglos pasados- fue evolucionando en significancia y en la práctica. Nosotros también. Resignificamos nuestras luchas, con el mismo objetivo: la plena vigencia de los derechos humanos y las garantías constitucionales.
Hoy, en pleno S.XXI, seguimos agiornándonos y aprendiendo para combatir y denunciar las nuevas formas de apoderamiento y sumatoria del poder público: los “neogolpes”, si ya, hasta la idea de golpes institucionales quedó vetusta.
Los “neogolpes” son formas más sutiles en el uso concentrado de la fuerza, ni más ni menos que los detentadores del llamado “poder real” sirviéndose de las instituciones para su ejecución. Aquellos cómplices civiles, la “pata económica” de la dictadura más cruenta.
Esta nueva metodología de la derecha más “ultra”, se explica como un tipo de golpe que preserva ciertas apariencias legales, ya que se procesa mediante el cumplimiento de ritos formales.
Es lo que acaba de consumar el poder judicial de la Nación, en cabeza del presidente de la #CSJN, al asumir la presidencia del Consejo de La Magistratura. Hecho total y absolutamente contrario a los principios de nuestra forma de gobierno republicana, adoptada por la #Argentina en su Carta Magna.
El mismo poder que tardó más de 30 años en imputar y condenar a los #genocidas. El que deniega el acceso y el derecho a obtener justicia por los crímenes de lesa humanidad, porque tanta demora en las causas, consagra la impunidad biológica.
Como hace 45 años, la APDH Rosario, hace un llamado a la sociedad civil, sindicatos, gremios, partidos políticos, organizaciones sociales y organismos de  DDHH hermanados en la lucha para denunciar el #NEOGOLPE ejecutado por el único poder del Estado que no es elegido por el pueblo.
Hacemos un llamado a la UNIDAD de acción para defender la división de poderes, el estado constitucional de derecho y la democracia que nos costó la sangre de nuestros 30 mil compañeros.
Como lo hicimos cuando salimos a la plaza contra el #2×1; la movilización, el poder del pueblo en las calles, como manifestación de repudio y denuncia contra los poderes fácticos. EL ÚNICO SOBERANO ES EL PUEBLO y su lugar y forma de resistencia son las calles!
No olvidamos No perdonamos No nos reconciliamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.